Utilizamos cookies de terceros para mejorar continuamente nuestros servicios. Si continúas navegando aceptas el uso de éstas.

   Más Intormación - Aceptar.
 
COMPARTE ESTA NOTICIA

IMPERMEABILIDAD & TRANSPIRABILIDAD

 

 

Los avances tecnológicos en el campo de los tejidos y la fabricación de las prendas han tenido una gran influencia en el diseño y prestaciones de los productos, especialmente en el campo de las actividades aeróbicas al aire libre. 
 
En el clásico “sistema o vestimenta de tres capas” cada una ella ofrece una función y prestaciones específicas. Las primeras capas, que debieran de ir ajustadas a la piel están llamadas a evacuar la humedad de la piel hacia las capas exteriores, el objetivo es mantener a la persona seca y protegerla así de una pérdida de calor, en bajas temperaturas.
 
La segunda capa centra su función en proporcionar aislamiento térmico y también en menor cantidad evacuar la humedad de la piel hacia las capas exteriores. Dentro de las prendas de segunda capa más utilizadas, el forro polar ha sido el aislante sintético más utilizado en los últimos años, transformándose en un clásico de las prendas de segunda capa. La necesidad de reducir el peso sin comprometer la protección térmica ha sido la base para la búsqueda de nuevos materiales y diseños capaces de adaptarse a las nuevas necesidades de los usuarios.
 
La tercera capa, su principal función es la de proteger de los elementos. Membranas laminadas que protegen del viento y del agua, pero que a su vez permiten que el vapor de agua (o sudor) salga al exterior, “expulsando” la humedad.
 
Cabría diferenciar entre “tercera capa” y una “membrana de tres capas”. La tercera capa (dentro del sistema de tres capas) es la capa exterior que nos protege del viento y lluvia principalmente. Las prendas o membranas denominadas “tres capas” son tejidos técnicos que llevan un laminado con 3 capas de tejido, es decir, el exterior (normalmente fabricado en nylon o polyester), la membrana -propiamente dicha- que sería la capa interrmedia y una tercera capa interior, para proteger aquella.
 
La teoría dice que con este sistema, aunque se esté haciendo una actividad aeróbica, la persona puede mantenerse confortable y seca aún en las peores condiciones climatológicas. 
Este sistema de las tres capas se ha utilizado para actividades outdoor, desde el senderismo, hasta el esquí y ha mostrado ser altamente efectivo en situaciones de condiciones extremas de frío y humedad. Sin embargo, este sistema cuenta con que la lluvia o agua va a estar siempre presente en las actividades a realizar, por eso la tercera capa cobra tanta importancia dentro de este sistema. 
 
Esta aproximación está cambiando, principalmente porque se sabe que el hecho de que la lluvia este presente, es un motivo para que las personas no salgan a realizar actividades al aire libre. La impermeabilidad es muy importante, sin embargo no es una función que se necesite el 100% de las veces que se sale a realizar actividad.  En promedio, una prenda impermeable solo es necesaria un 10% de las veces, por el contrario una prenda con una alta transpiración es fundamental el 90% de las veces que se practica deporte.
 
La impermeabilidad había sido sobrevalorada, sobre todo en prendas de primavera y verano- en dónde una total impermeabilidad es muy pocas veces necesaria y que compromete en gran medida la capacidad de transpiración de la prenda. Una vez que un tejido alcanza unos valores mínimos permisibles de impermeabilidad, la transpirabilidad debe ser la mayor posible y es eso lo que marca realmente la diferencia entre una tercera capa vulgar u óptima.
 
 
 
 IMPERMEABILIDAD + TRANSPIRABILIDAD = CONFORT
 
Pero esto está siendo reformulado, dando una mayor importancia a la transpirabilidad. Esto ha representado un cambio a dos niveles, primero ha integrado dentro del sistema de capas al Softshell como segunda capa protectora, y en segundo lugar la forma en la que se comercializan y venden estas prendas. El concepto de impermeable es sencillo de implementar, mediante membranas o tratamientos, no olvidemos que los plásticos sencillos o PVC son 100% impermeables, un ejemplo son los chubasqueros de trabajo. Sin embargo la transpirabilidad es una función que no resulta nada fácil de implementar, requiere una construcción específica de las fibras y/o la adición de membranas intermedias. 
 
 
 
 EL EQUILIBRIO PERFECTO: RESISTENCIA AL AGUA & TRANSFERENCIA DE VAPOR
 
Este equilibrio es uno de los elementos claves del diseño de los fabricantes de prendas técnicas para actividades outdoor. Prueba de ello es la proliferación y gran variedad de tipos de membranas, que tienen una construcción y materiales diferentes; pero con el mismo propósito. 
 
Con la transformación de la transpiración como principal indicador de rendimiento de las prendas, los avances en el campo del diseño de materiales y prendas, los diseñadores y marcas se han enfocado menos en la tercera capa y más en la segunda. Esta segunda capa de nueva generación está diseñada para incorporar diferentes funciones: elástica, cortavientos, aislamiento térmico, impermeabilidad. La mayoría de estas funciones son cubiertas por las llamadas “chaquetas Softshell”.
 
 
El criterio, no obstante, tendrá que ser muy personalizado y debe evaluar, no sólo las prendas a utilizar sino también el nivel del deportista y la actividad a realizar (el probable tiempo de exposición a condiciones meteórologicas duras y /o adversas, la previsión meteorólogica, etc). La industria textil está cambiando tanto o más que los propios deportes, y lo que hace unos años era imposible, hoy en día es aceptable. Es por eso que cada vez aparecen más prendas específicas a la actividad (monos de esquí de montaña, prendas híbridas que combinan distintos materiales, cortavientos ligerísimos, etc), que hace solamente unos años, hubieran sido territorio de los profesionales y que actualmente son accesibles para la gran mayoría de deportistas.
 
Es importante conocer los límites personales, pero tan importante o más, es entender los límites del material que llevamos y cómo poder obtener el mayor rendimiento de éste. El sistema tres capas que un día marcó la tendencia en el mundo de la montaña, por ejemplo, podría comenzar a quedarse obsoleto gracias  tanto al desarrollo de la industria textil, como a la especialización de los deportes y de los practicantes de éstos.
 
 
 
COMPARTE ESTE ARTÍCULO